Sol Gabetta
drives BMW

Next Concert:

Tue 09.01.2018

Press

“De repente, en las muy deshabitadas bateas de música clásica de las disquerías de Buenos Aires, como una compañía casi ideal para las desapacibles tardes o noches del otoño, se aparecen dos compactos chopinianos, uno en las excelentes manos de Nelson Freire, el otro, en las no menos prodigiosas de Sol Gabetta. El del pianista brasileño tiene como centro de atracción al segundo concierto para piano y orquesta del compositor polaco. El de la chelista cordobesa, su Sonata para chelo y piano.

Freire, un músico exquisito y de tan extensa como notable trayectoria, plantea un recorrido por diferentes obras de Chopin para arribar, al final de los tracks, al mencionado Concierto. El camino que plantea Nelson Freire se hace, paso a paso, por obras tan admirables como disímiles: el Impromptu N° 3, la Balada N° 4, la Berceuse, op.57, las tres Mazurcas op.50 y la siempre impactante Polonesa heroica. Con precisiones milimétricas, con su muy reconocida solvencia técnica y escogiendo los toques exactos, Nelson sabe cómo concretar los secretos y la esencia peculiar de cada una de estas piezas. En tren de señalar una interpretación en particular, vaya su capacidad para plasmar casi aéreamente cada una de esas tres mazurcas en las que Chopin demuestra su arte y su maestría para elaborar piezas de tremendas complejidades armónicas y, a la vez, de texturas casi inasibles. Por supuesto, su lectura del célebre Concierto op.21 es perfecta, en acabada sintonía con la Orquesta Gürzenich de Köln que dirige Lionel Bringuier.

Si en las miradas de Freire priman la moderación y cierta contención romántica, Sol Gabetta y su compañero de aventuras, Bertrand Chamayou, plantean interpretaciones de alto voltaje y de intensa emocionalidad romántica. La gran chelista es una de las músicas más notables de la actualidad. Hace apenas un año, en el medio de una vorágine de conciertos, giras y proyectos varios, editó Prayer, un álbum con obras de temática judía de Bloch y de Shostakovich para chelo y orquesta, y parecía que esa hazaña musical iba a transformarse en una proeza difícil de superar. Sin embargo, para Sol pareciera no haber fronteras. Este CD, The Chopin album es, sencillamente, una nueva maravilla. Si bien es el primer trabajo que realiza con el pianista francés, el dúo es sólido y ambos transitan y viven a Chopin con el mismo pulso y las mismas respiraciones.

El programa se completa con la Polonesa brillante, op.3 y una serie de piezas breves para chelo y piano, ninguna estrictamente de Chopin y, al mismo tiempo, todas profundamente chopinianas. El gran dúo concertante, sobre temas de Meyerbeer, fue escrito en sociedad con Auguste Franchomme y de este gran chelista francés son, además, el arreglo del Nocturno op.15, N° 1 y otro nocturno propio. También hay una transcripción de Glazunov para chelo y piano del Estudio op.27, N° 7. Si bien el trabajo de Chamayou no es ni accesorio ni menor, es indudable que el sonido, las certezas, la expresividad y el gran arte de Sol son lo más destacado de este compacto. Definitivamente, Sol Gabetta se ha instalado, poderosa, en el horizonte de la música clásica sobre la base de una personalidad avasallante.

Si en el CD de Freire lo más interesante son sus interpretaciones tan bellas como recatadas y la construcción de un sendero paradigmático para arribar hasta el segundo concierto, en el de Gabetta-Chamayou no se puede sino admirar una lectura distintiva para llevar adelante un repertorio muy bien elegido y que, además, está muy inteligentemente encadenado.”

- La Nacion, Pablo Kohan, 29.03.2015